Espíritu Santo 0012

Orar sin cesar, para mí, significa pronunciar mentalmente, continuamente y con devoción el nombre de Cristo, poniendo atención en cada sílaba e intentando así que esta palabra me embargue completamente. Es la única manera que encuentro para poder consustanciarme plenamente con su Persona, ser Uno con El en amor y caridad. No importa qué actividad esté realizando, si todo mi ser está unido a Él. Creo que es un camino continuo en el que intento alejar cada vez más las dispersiones y elucubraciones de la mente, las demandas del ego y estar así más cerca de la luz divina.

Alicia Gundín

Leave a Reply

Your email address will not be published.