barcos

Bienvenida a María

´Si eres paciente y si eres leal (y la meditación te enseñará a ser paciente y leal), entonces la meditación te irá llevando a niveles más profundos de silencio. Es en este silencio que somos llevados al misterio, al eterno silencio de Dios. Esto es lo que dice San Pablo a los Efesios, gente ordinario de Efesio, gente igual que nosotros – cuál es la promesa de la vida Cristiana:

“Y viniendo nos anunció la paz a los de lejos y la paz a los de cerca, pues por El tenemos los unos y los otros el poder de acercarnos al Padre en un mismo Espíritu” – Efesios 2, 17-18.

Esto es la meditación – acceso al Padre en el Espíritu, el Espíritu que vive en tu corazón y en el mío, el Espíritu que es el Espíritu de Dios. La meditación Cristiana es simplemente abrirnos al Espíritu, en la profundidad de nuestro ser, con toda sencillez, con toda humildad y con todo amor.´ Father John Main

La paciencia y la lealtad son frutos maravillosos de la meditación cristiana que se dan de forma imperceptible – no nos damos cuenta de ello porque se dan en lo más profundo de nuestro ser y de pronto surgen en el diario vivir.

Deseamos, María, que este camino de oración profunda te lleve a descubrir el gran Amor que Jesús tiene por ti y que de ahí puedas ver todos los frutos de su Amor.

Lucía

Leave a Reply

Your email address will not be published.