meditacion-cristiana-42

El monaquismo primitivo fue la respuesta de un grupo de creyentes fervorosos que necesitaban un contacto más profundo y directo con Dios y se sentían un tanto desilusionados con la extrema rigidez de las estructuras religiosas de su tiempo.

A pesar de que ha transcurrido mucho tiempo desde entonces, los mismos problemas persisten y hay muchas comunidades de cristianos(entre ellos, católicos) que experimentan un intenso anhelo de nuevas prácticas religiosas que los conecten con la amorosa persona de Jesús, sin mediaciones, por medio de actividades contemplativas llevadas a cabo con persistencia y fervor. Y realizadas de un modo grupal o comunitario. Como puede advertirse, hay mucha afinidad entre ambos sectores. Sólo que las antiguas comunidades se retiraban a lugares apartados(como los Padres y Madres del Desierto) y muchos de los nuevos grupos se mantienen dentro de sus actividades cotidianas, pero reservan una parte de su tiempo para la contemplación. Por supuesto, hay dentro de la Iglesia Católica comunidades como los Cistercienses o Benedictinos que siguen esos caminos de aislamiento, aunque algunos de sus miembros comparten sus experiencias por medio de blogs o páginas de Internet

Leave a Reply

Your email address will not be published.