campanas

Para mi pensar en Dios es fijar un mapa mental de él, y aplica ese decir que “el mapa no es el territorio”, a diferencia de experimentar a Dios que es conocer y amar ese territorio, hacerse parte de ese territorio, uno con él. Vivir en el territorio. Particularmente, muchas veces pienso en Dios, sin vivirlo. Mi reto es experimentarlo cada vez más, y para mi una forma es a través de las meditaciones porque, necesariamente tengo que vaciarme de mi, para darle espacio a él. Finalmente sé que vivo en Dios cuando soy capaz de sentir júbilo y paz en mi ser, independientemente de lo que esté afuera.

Leomaris Herrera

Leave a Reply

Your email address will not be published.