Vivir en la realidad divina es disponerse a la percepción constante del ahora, del presente, sabiendo que Dios me acompaña en todo lo cotidiano.

Entonces no estoy sola, vivo lo que me toca hasta donde puedo y del resto se ocupa El xq se que esta.

Es muy liberador, aprendí que los tiempos de Dios no son los del hombre, entonces suelto lo que me sobrepasa, lo que no es mio, se lo entrego y espero Su momento.

Angeles Weber

Leave a Reply

Your email address will not be published.