Percibir el Amor que no procede de mi

Cuando medito, en silencio y quietud, descubro ese lugar en mi, que no es físico en realidad, donde puedo percibir el Amor que no procede de mi, y que lo abarca todo. Junto con esto, experimento una Paz que como dijo Jesús, no es la paz que da el mundo. Porque no depende de los acontecimientos externos, y ni siquiera de mi estado emocional. Es algo que está en el entramado de todo, por dentro y por fuera, más allá del tiempo porque es eterno. No es fácil de describir, pero la experiencia podría compararla a lo que entiendo como Cielo, y como Reino de la Paz, del Amor y de todo bien.

Esta sensación se extiende a otros momentos del día, y cuando así es, puedo definir a esto como mi experiencia del Reino de los Cielos, aquí y ahora, sin tiempo ni espacio. Y aunque pueda no percibirlo en otros momentos, sé que igual está, que ES. Todo Es Amor!

 

Blanca Valloni

 

¿Te gusta el escrito de Blanca? Compártelo con tus amigos – dale click a los íconos de abajo.