Nuestra tarea consiste en liberarnos de todas las ataduras que no le permiten a Dios moldearnos según su amor desde nuestro núcleo de interioridad más genuino.Nuestro mantra repetido constantemente en la oración contemplativa no es un elemento mecánico, sino una ayuda indispensable para alejar los obstáculos que nos separan del amor de Dios.Por eso debemos repetirlo continuamente.

Alicia Gundín

Leave a Reply

Your email address will not be published.