Al Silencio

Por favor pulsa la imagen para continuar

AL SILENCIO

Los momentos más significativos de una relación de Amor son aquellos que se manifiestan en el silencio.

La Palabra en tu vida, tiene tal poder que cualquier otra palabra queda corta o incompleta. Cuando integras la Palabra y esta se arraiga en todo tu ser, no hay marco más importante para honrarla que en el silencio, en el sagrado silencio de tu corazón. Vivir el camino de la meditación cristiana nos lleva a vivir una vida de mayor silencio – más atenta, en contacto con nuestra realidad divina.

Cuando medites, repite tu palabra sagrada durante todo el tiempo de tu meditación. Hazlo interna y silenciosamente. Repítela pausadamente, resuénala en tu corazón. Permite que la palabra se arraigue en tu alma.

Si llegan pensamientos, imágenes, distracciones, recuerdos, planes, preocupaciones, ideas triviales, o lo que sea – ignóralas y regresa – retorna y repite tu palabra. Regresa hasta mil veces.

Meditar no es una técnica; es una disciplina – un responder a la invitación de Jesús que se manifiesta en el anhelo de querer ser en Él.  Meditar es integrarte a Jesús, en el sagrado silencio de una Palabra .