Compartimos el ser mismo de Dios

“Compartimos el ser mismo de Dios”.

Que maravilla ser parte del ser, de Dios, y lo vamos logrando día a día, en nuestro momento de meditación. Nos demos cuenta o no, es lo que va ocurriendo, vamos siendo con lo iluminado, con la luz, con el Ser. Nos sentimos más iluminados y más cercanos a Dios y a los demás.

Ricardo Centurión