Dejo que pasen

Los pensamientos siempre están, a veces no son tan buenos y al meditar aparecen una y otra vez… pero en el momento de meditar se logra apartarlos porque nos concentramos firmemente en el hacer, en esa comunicación tan especial con Jesús donde ellos no tienen cabida, es una práctica que no los involucra donde todo es paz, amor y bondad… no los rechazo, solamente dejo que pasen y no se instalen en mi… mi realidad se une al Amor Infinito.

Su Margot

¿Te gusta este escrito? Compártelo con tus amigos – dale click a los íconos de abajo.