Que Jesús nazca y crezca...

“Jesús nació en Belén, pero eso no tendría importancia alguna a no ser que Él nazca en nuestro corazón.”

Me identifico tanto con esta frase, porque no me siento a gusto con tanta parafernalia sobre la Navidad, con tanta comida y bebida derrochadas, con la necesidad innecesaria de salir a comprar, con movernos de aquí para allá sin mucho sentido porque se acerca la navidad.

Entiendo que para cierto nivel de desarrollo espiritual son importantes los ritos, pero no dar oportunidad para tener otros tipos de experiencias que favorezcan un mayor desarrollo, es nada enriquecedor.

Me identifico con ir logrando que Jesús nazca y crezca en nuestros corazones, a través de la meditación.

Por eso me dispongo a meditar desde Lambaré Paraguay.

Ricardo Centurión

Si estás leyendo este artículo puede ser que este sea el medio en que Dios te llama para que vivas la experiencia de conocerlo desde tu corazón. Meditar es muy sencillo – pulsa aquí.