Para mi, vivir la vida de segunda mano es como no vivir. Viviendo así estamos atados a los criterios de los demás, y nos dejamos llevar por las corrientes del momento, incluso por nuestras propias emociones, que van y vienen, o nuestras ideas y preconceptos, que a veces nos dominan. Vivir de verdad es ser libres de estas cuestiones. La meditación es el camino que yo he encontrado para no dejarme seducir por la superficie, sino atravesar esas olas de ilusiones para anclarme en la Realidad profunda. “Dios Es, y basta”, En el silencio y la quietud de la meditación descubro que así es, y no hay más que eso para mi. Lo único importante, Dios y Su Amor. El resto es superficial. Solo así puedo vivir de verdad y amar de verdad.

Blancad Valloni

Leave a Reply

Your email address will not be published.