ojos

Le aclararía primero que, como consecuencia de nuestra dispersión, resultante de no vivir en el momento presente, una falsa identidad se ha adueñado de nosotros. Y lo peor es que no tomamos consciencia de esta situación.

Luego le explicaría que la meditación es el único camino que nos permite reencontrarnos con nosotros mismos. Trascender ese yo inauténtico que nos hemos forjado y caminar hacia la senda de la genuina personalidad . Y esto es así porque ella nos permite aquietar nuestra mente y nuestro ego. Permanecer en el aquí y ahora. Y, si es una persona creyente, le diría que de este modo permitimos a Dios que nos impregne con su amor.

Alicia Gundín

Leave a Reply

Your email address will not be published.