Repite tu mantra

La esencia de la meditación es aprender a recitar, del principio al fin de tu meditación, una palabra que en algunas tradiciones se le llama mantra. La enseñanza esencial de la meditación está contenida en 3 palabras: “Repite tu mantra”.

Es muy difícil, para muchas personas que inician, el creer que esto tenga un mayor significado al solo sentarse quieto, cerrar los ojos suavemente y recitar una palabra. Tienes que creer en esto cuando inicias.

La palabra que recomiendo que recites es una palabra en arameo, Maranatha – dividida en 4 sílabas enfatizadas igualmente. No te preocupes por su significado y tampoco pienses en lo que significa. No pienses en Dios; no pienses en nada. Di tu palabra, recítala y escúchala.

Comencé a meditar hace como 30 años. Me imagino que yo estaba tan insensible como todos a esa edad porque siempre le decía yo al hombre que me enseñó a meditar: “¿Cuánto tiempo me va a tomar? No me puedo quedar sentado eternamente diciendo esta palabra”. Él me miraba con una mirada un tanto dolorida o ya sea que me miraba directamente o me decía: “Repite tu mantra”. En los últimos 30 años, he quedado cada vez más impactado por la extraordinaria sabiduría de esta enseñanza.

Repite tu mantra. Esto es lo primero que hay que comprender. Te tomará 5 o 10 años comprenderlo – decir tu mantra del principio al fin de tu meditación, sin cesar. Debemos aprender a ser disciplinados, y debemos aprender a renunciar totalmente a nuestros pensamientos e imaginación. El mantra, la leal repetición del mantra, es el camino. Como les cuento, me ha tomado unos 30 años poder comprender su importancia.

La meditación es considerada como la oración de la fe. En ella buscamos renunciar a nosotros mismos y abrirnos a la poderosa presencia personal de Cristo en nuestro corazón. La palabra que decimos, nuestro mantra, es como un sacramento, el símbolo externo de nuestra fe en su presencia.

No importa que tan en paz te sientas – recítala. No importa que mareado te sientas, recítala. No importa que tan difícil sea para ti, recítala. No importa que tanto o que poco estés obteniendo de ello, recita tu palabra.

Si puedes comprender esto, entonces has comprendido todo lo que hay que entender de esta doctrina básica. Repite tu mantra de principio a fin.

John Main
Del libro: The hunger for depth and meaning
Edited by Peter Ng
Medio Media, 2007 – www.mediomedia.org
Traducido por Lucía Gayón
Para la difusión gratuita de la Meditación Cristiana

PREGUNTA DE LA SEMANA

¿Qué frase te gustó más de este escrito y por qué razón?

Publicaré tu escrito en este sitio web donde podrás también ver las reflexiones de otros, lo que nos ayuda tanto en el compartir como en el aprender del otro. Manda tu reflexión a permanecerensuamor@gmail.com e indica el nombre de la ciudad y del país donde te encuentras.