pirineos

´Por ahora quiero repetir cómo meditamos. Es necesario repetir esto muchas veces porque la meditación es muy sencilla. Para nosotros, Occidentales complejamente auto-conscientes, es difícil creer y aceptar que algo tan simple sea tan poderoso. Entonces, una vez más, para meditar debes estar quieto y recitar internamente, en tu corazón, en tu mente, una palabra o frase. La palabra que te recomiendo es una palabra en arameo y es Maranatha, que debe recitarse en cuatro sílabas igualmente enfatizadas “Ma-ra-na-tha”. Eso es todo lo que se requiere para meditar.

Yo aprendí a meditar hace como 30 años y mi maestro me solía decir, en respuesta a cualquier pregunta que yo le hacía respecto a la meditación: ´Repite tu mantra, repite tu palabra´. A medida que he continuado mi meditación a través de los años, más me doy cuenta de la sabiduría absoluta de lo que él me enseñó. Si puedes entonces aprender a decir tu palabra y continuar diciéndola, continuar repitiéndola durante 20 a 30 minutos, repitiéndola de principio a fin, vas a ver que eventualmente lograrás desengancharte de tus ideas, tus conceptos, tus palabras y tu mente por la mayor parte del tiempo, y entonces lograrás, con paciencia y fidelidad, la claridad de conciencia’.

Father John Main

Damos la bienvenida a Priscila a este grupo de apoyo virtual y deseamos que inicies o re-inicies este camino de interioridad teniendo presentes estas palabras. Muy en especial, la idea: “Repite tu mantra”. Dios nos bendice con tu llegada!

Lucía

Leave a Reply

Your email address will not be published.