Restaurar nuestro espíritu

´La meditación  cristiana es el gran camino
hacia la purificación.
Cada vez que decimos nuestro mantra,
purificamos y clarificamos nuestro espíritu.

El proceso de meditar durante una vida es la restauración de nuestro espíritu para que retorne a su transparencia natural. Muy a menudo, cuando miramos nuestro espíritu, nos vemos a nosotros mismos. Nuestro espíritu es como un espejo, y lo que vemos es nuestro reflejo. Pero el vidrio debe ser limpiado y purificado. Como si del otro lado del espejo estuviera la suma total de los desperdicios y las trivialidades de la vida, con todas las imágenes que hemos acumulado. Meditar es limpiar el vidrio, de manera que cuando lo miramos, vemos realmente a través de él. Vemos que la realidad no se entorpece con ninguno de nuestros reflejos. Debemos meditar cada día, cada mañana y cada tarde, porque siempre acumulamos más desperdicios e imágenes que nos limitan. Lo maravilloso de la vida de Jesús y su mensaje para nosotros es que nuestro espíritu necesita no ser restringido en absoluto por ningún límite.

Cada uno de nosotros es llamado
a un desarrollo ilimitado, a la expansión
y a la total libertad cuando nos elevamos
hacia la unión total con Dios.

La meditación diaria es muy importante, porque debemos asegurarnos de que nuestro espíritu siempre se limpie y pula. Por último (y éste es el misterio dentro del cual vivimos nuestra vida y tenemos nuestro ser), el espejo se rompe y en ese momento estamos en contacto directo con la realidad. Me pregunto por qué tanta gente tiene miedo de emprender este camino. Supongo que es porque vivimos en la era del temor.

El fenómeno extraordinario de nuestro tiempo
es el miedo inmenso que acecha a la gente.

Existe tanta gente a la deriva con sus vidas, sin signos indicadores del camino, sin modelos. Viven en un mundo en el que sienten que cualquier cosa vale, las viejas reglas ya no sirven y los antiguos sistemas de pensamiento y teología parecen irrelevantes. El resultado es que vivimos con miedo a preguntarnos dónde estamos, hacia donde vamos y qué sucederá luego.

Meditar es volver a tener raíces en la realidad esencial.
El retorno a nuestro espíritu.

John Main
Del libro: Maranatha, Camino de la Meditación
Editorial Lumen, Argentina
Título original: The Heart of Creation
Darton, Longman & Todd Ltd.

PREGUNTA DE LA SEMANA

¿Cómo restaurar nuestro espíritu?

Publicaré tu escrito en este sitio web donde podrás también ver las opiniones de otros, lo que nos ayuda tanto en el compartir como en el aprender del otro. Envía tu reflexión a permanecerensuamor@gmail.com

 

 

Recibe este mensaje en tu correo – inscríbete a nuestros boletines