Me siento en el camino de la fe cada vez que me siento a meditar. Mi fe se manifiesta en cada momento de meditación, que sin esperar nada a cambio, sin esperar que sucedan momentos transcendentales, simplemente me abandono en la profunda realidad del mantra y sus efectos imperceptibles. Por medio de la fe me siento a meditar cada mañana y cada tarde, la fe me lleva a repetir el mantra, la fe me permite adentrarme en lo profundo de mi ser.  Medito en minutos.

Ricardo Centurión

Leave a Reply

Your email address will not be published.