Simplemente simples

La esencia de la enseñanza es decir el mantra continuamente y, como lo descubrirás, tendremos que hacernos responsables de mantener la pureza de la doctrina absolutamente clara, para que no se torne fangosa por la flojera y las excusas. No tenemos por qué complicarla. Elige tu palabra y recítala desde el principio hasta el final de la meditación. Lo demás son solo regalos y te serán dados. Nos transformamos en seres pasibles de que se nos dé, porque la meditación es una forma de desapego. No debemos fijarnos en el mundo de los objetos, sean éstos materiales o mentales. Recuerda esto y manténlo claro en tu mente y en tu corazón: Hemos sido llamados a la pura inter-subjectividad.

Somos llamados a ser uno con el Uno que es,
el Uno que es todo luz.

Salir de las sombras es doloroso. Todos tenemos nuestros escondites favoritos donde podemos refugiarnos, donde podemos ir si deseamos descansar un poco. Pero llegar a la luz es abandonar todos esos escondites, porque tomamos como único lugar de descanso la luz pura de Dios nuestro Señor.

Es necesarios que seamos muy simples
e infantiles acerca de esto,
No compliquemos. Simplifiquemos.

John Main
Del libro: Maranatha, Camino de la Meditación
Editorial Lumen, Argentina
Título original: The Heart of Creation
Darton, Longman & Todd Ltd.

PREGUNTA DE LA SEMANA

¿Cuál es tu reflexión sobre la idea de la simplicidad?

Publicaré tu escrito en este sitio web donde podrás también ver las opiniones de otros, lo que nos ayuda tanto en el compartir como en el aprender del otro.  Manda tu reflexión a permanecerensuamor@gmail.com