paisajes haciendabonita

En verdad, para los que confiamos en la presencia constante de nuestro Señor,no existe la soledad.
El nos colma de bendiciones y de sabiduría y a pesar que algunas veces perdamos el rumbo o nos distraigamos un poco,El siempre está para recordarnos nuestro estado natural de plenitud y bienaventuranza.

De manera que con solo transladarnos a la presencia de Dios se diluye la ilusión de la soledad como pasa con la oscuridad al encender una luz.

Gracias y bendiciones.

José Luis Guerra

Leave a Reply

Your email address will not be published.