nocheelectrica

Desde hace varios años quedé físicamente sola y, aunque las ausencias familiares duelen mucho, he logrado suplir esas carencias por mi contacto espiritual y constante con Dios a través de la oración, la meditación y mantenerme en contacto con los amigos, especialmente los mas necesitados. Por eso digo como santa Teresa: “quien a Dios tiene, nada le falta…”

 

 

Luisa Macías

Leave a Reply

Your email address will not be published.