La Meditación Cristiana para mi es mi razón de ser. Descubro, en vivo y a todo color, lo que Pablo escribía – que no somos nosotros los que oramos, sino el Espíritu de Jesús que ora en nosotros.

La Meditación Cristiana que tiene un signo humano-divino: la palabra sagrada o mantra, que al repetirla incesantemente nos permite abrir los canales, sintonizarnos para despertar a la presencia de Dios.

Me dejo tomar, me dejo amar, despierto a que soy amada incondicionalmente, descubro que solo hay un Amor – que me cubre, que me inunda, que me hace feliz, que me hace abrir canales para ver las miles de formas en que El se hace presente.

Medito en el Amor que es, y luego todo lo demás…

Lucía Gayón

Leave a Reply

Your email address will not be published.