Somos templos de Dios, en presente

La frase de San Pablo,  “somos templos de Dios” es una frase en presente. No trae errores gramaticales ni está escrita en la forma condicional. Es un hecho – fuimos creados por Él para llevarlo, tenerlo y ser en nosotros. Nuestra persona,  que incluye varias dimensiones como la física, la emocional, la intelectual, la creativa, la espiritual – constituyen el templo donde Dios nos habita y donde Dios es.

Y así como Él habita en nosotros, también nosotros habitamos en Él – en su divinidad – su Ser es nuestro hogar de siempre – estamos conectados en una unidad, en una realidad, en un Jesús tan sencillo como el bebé que se hace uno como nosotros como con el Cristo cósmico – estamos en la Danza Divina de la Trinidad.

Y tenemos un nombre, una identidad personal, una apariencia totalmente única, una historia original, somos autónomos y a la vez florecemos en la relación con el otro. Nuestra única y verdadera misión es ser templos de Dios en todo momento.

Vamos despertando a ese “todo momento” cuando meditamos y somos meditados y cuando amamos y somos amados.

Lucía Gayón

Recibe los escritos sobre la meditación cristiana de Father John Main en tu correo – inscríbete a nuestros boletines

Leave a Reply

Your email address will not be published.