Tag Archives: Liliana Mellano

La lealtad de Jesús a su Padre

Pensar en la palabra lealtad, me hace reflexionar sobre la lealtad de Jesús a su Padre. Dios se manifiesta como un principio amoroso de fidelidad hacia el ser humano. Lealtad es amar su Palabra, meditarla en nuestro corazón,sin cuestionamientos.

Lealtad es mirar únicamente por amor a todos las personas que la vida nos pone en el camino.

Lealtad es ser testigos del amor que el Señor nos tiene y comunicarlo.

Lealtad es mirar la creación en todas sus formas y sentir que aunque a veces nos equivocamos, volvemos y permanecemos firmes a la misericordia de Dios, para penetrar en su silencio y permanecer en Él.

 

Liliana Mellano
Argentina

¿Te gusta el escrito de Lili? Siembra la semilla de la meditación cristiana compartiéndola entre tus amigos – dale a los iconos de abajo de las redes sociales.

Dios habla con una suavidad profunda

Dios habla con una suavidad profunda. Su Palabra verbo de amor nos talla de a poco, nos moldea. Nuestro espíritu se vacía en la plenitud del silencio.

De la Palabra de Dios nace en nosotros el manantial de su gracia, que nos abriga,
nos consuela,
nos embriaga de su ternura,
nos invita a permanecer en el Él.

Acurrucados en los brazos de un Padre, que siempre nos está esperando….

Liliana Mellano

Si estás leyendo este artículo puede ser que este sea el medio en que Dios te llama para que vivas la experiencia de conocerlo desde tu corazón. Meditar es muy sencilla – pulsa aquí.

A Dios se le conoce a través de dos maneras, la razón y la fe.

A través de la fe Dios es el misterio que se revela, que se da a conocer entre un Tú y un yo. Que se encuentran, Dios le ofrece al hombre su amistad y un diálogo permanente.

Después Dios es silencio, es la aventura cotidiana de sentir su Amor, sin palabras.

Dios es la esencia que perfuma con su gracia.

Dios es la quietud infinita, que nos ilumina, nos fortalece en el Espíritu, hace que nuestra vida cobre otro sentido ante nosotros mismos.

Dios es la experiencia analógica, que suspira su eterna misericordia, en el devenir de la historia que nos eleva a la patria celestial.

Liliana Mellano

¿Te gusta el escrito de Lili? Siembra la semilla de la meditación cristiana compartiéndola entre tus amigos – dale a los iconos de abajo de las redes sociales.