Tag Archives: Rebeca Mendoza

Ser es más importante

Vivimos en una sociedad donde predomina el intercambio de servicios. Nada es gratuito. Todo se compra y se vende. Pero el hombre y la mujer valen por lo que son y no por lo que tienen o hacen.

Para crecer en el “tener” debes estudiar; para asi tener cosas, muchas cosas. Para crecer en el “ser” debes tener voluntad, perseverancia en el esfuerzo, humildad, libertad y amor.

Es más importante preguntarse ¿Quién soy? que ¿Qué hago o tengo?

Cuando crecemos en el “ser”, somos más humanos, solidarios, más sensibles ante Dios, los demás, la naturaleza y ante nosotros mismos.

EL SER está conectado con el corazón.

Cuando Moisés le pregunta a Dios: ¿Quién es? Dios le responde “Yo soy el que soy”.

EL HACER está conectado con la mente, con el saber.

Puedes tener todo y no ser feliz, sientes que algo te hace falta. Cuando eres, vives feliz y te sientes realizado.

Saludos desde Toronto, Canada

Rebeca Mendoza

Ponemos a tu servicio un medidor del tiempo para tu meditación. Por favor pulsa aqui.

La palabra “disciplina” la sustituí por “compromiso”

¿Qué significa o qué te evoca la palabra “disciplina”?

Mi primera reacción es rechazo. ¿Por qué? Desde muy pequeña conocí la disciplina y los últimos tres años de mi educación secundaria, estudie interna, con religiosas Italianas, para no entrar en detalle; disciplina militar.

La disciplina no me habla de amor sino de imposición, lo que para mi anula la capacidad de discernimiento, iniciativa y el poder de decisión.

La palabra “disciplina” la sustituí por “compromiso”. Mi voluntad se somete psicológicamente a un compromiso adquirido, esto es una obediencia inteligente o discernida.

Por ejemplo el compromiso es como el de una pareja enamorada, que desean estar juntos.

La Meditación para mi es una necesidad, que después de un día viviendo hacia afuera sensorialmente siento la necesidad de sentarme en silencio y comenzar a respirar lenta y pausadamente repitiendo el mantra sin resistencia, sin miedo, sin certezas.

Isaías pone en boca de Yahvé las siguientes palabras:

“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos–declara el SEÑOR.” Esto es dócil a Dios como el barro en manos del alfarero.

Saludos desde Toronto, Canadá

Rebeca Mendoza

¿Te gustaría iniciar el camino de la meditación cristiana? Explora este sitio web y recibe gratis los escritos de Father John Main en tu correo. Pulsa aquí