Tenemos un destino eterno

“….el proceso de reducción es difícil de aprehender desde fuera…pero si lo experimentamos nos lleva al momento de la verdad pura…”

Pienso que desapegarnos de lo que somos, de lo que pensamos, es ir hacia nuestro propio centro que es nuestro corazón y es allí donde hacemos contacto con el Dios de la creación, en esa profundidad de ser uno mismo descubrir que estamos en comunión permanente con EL y por lo tanto tenemos un destino eterno .-

Mercedes Elorza de Flores

¿Te gusta el escrito de Mercedes? Siembra la semilla de la meditación cristiana compartiéndola entre tus amigos – dale a los iconos de abajo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.