La teología de la Oración

En la charla de esta noche, quiero compartir contigo lo que es la teología esencial de la oración. Sabemos por la doctrina que somos la morada del Espíritu Santo, que la plenitud de Dios se puede encontrar en nuestros corazones. Sabemos que la plenitud de la vida de la Trinidad está en nuestros corazones. Esto significa que Cristo habita en nuestros corazones. Su conciencia humana se encuentra en cada uno de nosotros. El camino de la oración consiste simplemente en encontrar el camino para abrir nuestra conciencia humana a su conciencia humana.

La razón por la que en la tradición cristiana meditamos es que creemos que Jesús ha enviado su espíritu para habitar en nuestros corazones. En otras palabras, el Espíritu de Dios, el Espíritu del Creador del universo habita en nuestros corazones y, en silencio, nos ama a todos. En la tradición cristiana, la meditación es simplemente abrirnos al Espíritu de Amor, al Espíritu de Dios.

Esto es lo que San Pablo escribió a los Colosenses:

“Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en Él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias. Porque en Él, habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en Él,, que es la cabeza de todo principado y potestad.” (Col. 2:6-7, 9).

Este es el mensaje esencial del cristianismo, que nuestro llamado y nuestro potencial es entrar a la vida de Dios a través de Jesús, a través de su Espíritu presente en nuestros corazones.

Hacemos esto, no analizando a Dios o a Jesús, no pensando sobre Dios o sobre Jesús, pero estando en silencio y quietos y en su presencia abriendo nuestros corazones a su Amor – y haciendo esto en el constante ritmo de nuestra meditación diaria.

Esta es la maravilla de la doctrina de la Encarnación porque Jesús, siendo hombre y poseyendo la conciencia humana, es nuestro camino al Padre; porque es posible para nosotros abrir nuestra conciencia a la suya. Esta es la maravilla, la perfección de la revelación cristiana – que Él es el Camino y que Él es el único Camino. Él es el redentor universal y el santificador universal. Él es para nosotros porque su conciencia humana está totalmente abierta al Amor del Padre. Cuando en el silencio de nuestra oración, en la concentración de la meditación, abrimos nuestra conciencia humana a Él – vamos con Él al Padre. Vamos con Él a través de su poder de auto-trascendencia en el Amor.

John Main
Del libro: The hunger for depth and meaning
Edited by Peter Ng
Medio Media, 2007 – www.mediomedia.org
Traducido por Lucía Gayón
Para la difusión gratuita de la Meditación Cristiana

PREGUNTA DE LA SEMANA

Por favor comenta la frase o idea que más te haya gustado de este escrito.

Publicaré tu escrito en este sitio web donde podrás también ver las reflexiones de otros, lo que nos ayuda tanto en el compartir como en el aprender del otro. Por favor manda tu reflexión a permanecerensuamor@gmail.com e indica el nombre de la ciudad y del país donde te encuentras.