loto

Si se me presentara la situación descripta, le diría a mi amigo que trate de profundizar su conexión con Jesús a partir de la contemplación constante de su nombre. Le pediría que deje de preocuparse por lo que no pueda modificar y que se concentre en aquellas cosas y circunstancias cercanas en las que sí puede hacer algo para mejorarlas.

También le recordaría que el propio Jesús vivió en un mundo lleno de dificultades( con esclavitud, opresión imperialista, discriminación a los extranjeros, etc) y su acción concreta se circunscribió a un espacio limitado(Palestina y algunos territorios limítrofes). Sin embargo, a través de sus enseñanzas y de sus discípulos, sus ideas siguen impregnando nuestra vida.

Por supuesto, si la depresión fuera un problema más grave, le aconsejaría la consulta con un profesional experto.

Alicia Gundín

Leave a Reply

Your email address will not be published.