pommes

´Ese poder de Dios está sólidamente arraigado en nuestro corazón. Nada, ningún poder, ninguna dominación, ninguna prueba, puede perder esa fe arraigada. El Reino que tenemos es sólido. Como Cristianos debemos aprender a comunicar ese Reino y esa fe. Pero solo lo podemos hacer si la realidad de ese Reino no es solo una teoría para nosotros, sino que esté integrado solidamente en nuestro ser. Como sabes, meditar es aprender a estar profundamente quieto y profundamente atento a la realidad espiritual. En la meditación aprendemos a distinguir lo que pasa y lo que es permanente. Aprendemos a ver la diferencia entre el tiempo y la eternidad. La maravillosa experiencia liberadora de la oración es liberarnos del tiempo, para poder estar profundamente insertados en el momento presente del Reino donde podemos ver el eterno ahora de Dios.´ Father John Main

Qué bueno que llegas a este grupo, Ramiro. Aqui nos reunimos para meditar, para conocernos y acompañarnos. Cuenta con nuestro apooyo y muchas gracias por llegar!

Lucía

Leave a Reply

Your email address will not be published.