"Tocar" nuestro ser más profundo

Cuando llegamos a “tocar” nuestro ser más profundo, en el silencio y la quietud, nos damos cuenta de la Paz y el Amor que emanan de allí, y que se expande a todo tiempo y lugar. Como los árboles en invierno, que habiendo perdido sus hojas conservan el tronco para de nuevo reverdecer en la primavera, nuestro ser interior florece más allá de las vicisitudes de la vida, y nosotros lo descubrimos al meditar. Descorramos el velo y manifestemos Paz en medio de las turbulencias que tantas veces nos rodean. Hoy soy guardiana de la capilla. Invito a meditar en el momento en que puedan en este domingo, y a unirnos desde el centro de nuestro ser.

Blanca Valloni

¿Te gusta el escrito de Blanca? Compártelo con tus amigos – dale click a los iconos de abajo.