Todo el texto es maravilloso, pero me gusto mucho el tercer párrafo y la frases que me resonaron más son:

“Aprende a estar en silencio y a amar el silencio.
Cuando meditamos no busquemos mensajes, signos o fenómenos.
Debemos aprender a vaciar nuestro corazón de todo lo que no sea Dios
El misterio es la verdad absoluta, el Amor absoluto y nuestra respuesta debe ser absoluta.”

Cual moderno San Pablo, en tus escritos nos ha compartido que meditar es una tarea que se aprende todos los días, que en el silencio y vacío de nuestro corazón y mente fuera de ego y pensamientos distractores nos encontramos con él y con nuestro sentido de vida.

Ana Brenda Trejo Rubio
México

¿Te gusta el escrito de Ana Brenda? Siembra la semilla de la meditación cristiana compartiéndola entre tus amigos – dale a los iconos de abajo de las redes sociales.