Todo es aquí y ahora

Para mí la eternidad es un estado maravilloso en el que el tiempo se difumina. Todo es aquí y ahora. Es la dimensión en que actúa Dios y desde donde Él nos moldea a su imagen y semejanza. Para lograr recibir esa maravillosa ayuda, debemos prepararle el camino. Y nuestra oración contemplativa, practicada con constancia y todos los días es nuestra herramienta para lograrlo.

Alicia Gundín

¿Te gusta este escrito? Compártelo con tus amigos – dale click a los íconos de abajo.