Father John Main, OSB - 1926-1982

Father John Main, OSB – 1926-1982

´Hay un verdadero sentido en el cual no es ni siquiera apropiado, para la naturaleza trascendente del misterio, hablar de experimentarlo (y es esta comprensión de Oriente, del Zen en particular, la que ha atraído a muchos jóvenes). Es tan completamente diferente de algo que podamos saborear para nuestro propio disfrute en nuestros propios términos. Sin embargo, muchos jóvenes han sido guiados incorrectamente en esta cuestión y han llegado a pensar su peregrinaje espiritual en términos materialistas, preguntándose todo el tiempo `¿qué obtengo yo de esto?´

Aquí también la Iglesia tiene un mensaje urgente que dar. Aunque sólo puede darlo encarnando el peregrinaje en comunidades seriamente comprometidas a una apertura diaria al misterio del amor de Dios que inunda lo más íntimo de nuestro corazón. La expresión es aquella de San Pablo escribiéndole a los romanos. La efectividad de su mensaje subyace en comunicar la dinámica verdaderamente trascendente del misterio cristiano, lo cual es lo que está destinado a ser, creativamente anonadado por el poder amoroso de Dios:

Ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí – Gal 2:20.

Él comunicó esta experiencia no simplemente como suya sino como a la que todos estamos convocados:

También nosotros llevemos una vida nueva – Romanos 6:4.

Me parece que el ministerio universitario también debe ser, ante todo, un ministerio que hable con la autoridad de su propia experiencia, de lo que es estar vivo en Dios en unión con Jesucristo. El fundamento de esa autoridad debe ser la importante cuestión que él o ella tienen que encarar. Como todos los cristianos debemos hacerlo.

En primer lugar, el fundamento no es ningún culto a la personalidad. Los hombres o mujeres que predican el Evangelio no están predicándose a ellos mismos, ni usando su propio poder para predicar. El testigo cristiano está llamado a una experiencia de total inmersión en el poder y el seguro amor de Dios, del cual se emerge como alguien diferente, y aun siendo más ellos mismos de lo que nunca fueron. Están más allá de la vanidad, porque su fuente de alegría es la proclamación de algo que es otro que ellos mismos. Están más allá de la duda, porque su experiencia de lo real de su propio estar en Cristo, ha tocado su corazón en lo más íntimo y la fuerza de ese encuentro no se puede sustraer. Están más allá de la timidez, porque el poder del amor de Dios está constantemente siendo renovado y constantemente llevándolos más allá de sí mismos.´

Extracto de: Comunidad de Amor, de John Main
Traducción: Noelia Valenzuela y Mary Meyer
Revisión: Marina Müller
Regalo de Enrique

PREGUNTA DE LA SEMANA
Elige una frase de este escrito y coméntalo en relación a tu experiencia de meditar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.