Para mi la meditación cristiana es un viaje a nuestra interioridad … un camino hacia nuestro centro donde la Divina Presencia habita y mediante el silencio y la oración contemplativa, disfrutar el regalo de la vida con Nuestro Creador y Divino Maestro… caminando juntos y sentirnos plenos y felices junto a Él …Gracias Jesús por el regalo de meditar !!!!

Su Margot

Leave a Reply

Your email address will not be published.