ventanaabierta

Me identifico como parte viva de la Iglesia porque trato de vivir plenamente mi condición de cristiana. Y he descubierto que ese estado no se consigue simplemente con la asistencia a misa, la confesión de los pecados, la lectura de los textos bíblicos o la práctica de las oraciones tradicionales. Requiere de un compromiso total de mi ser: cuerpo y alma, materia y espíritu. Sólo a través de la quietud que me da la contemplación, puedo llegar al silencio profundo y a unirme a la persona de Jesús. Me gustaría que esta forma de orar fuera más aceptada y practicada, aunque cada vez son más las personas que se inclinan a ella.

Alicia Gundin

Leave a Reply

Your email address will not be published.