Centro de mando

“Centro de mando” – Eduardo

Nunca me siento más cómo un todo, como un ser integral que cuando me pongo en silencio, sereno y humilde en presencia del Señor para la sesión de meditación. Mientras proclamó el mantra, mis otros yo, mis compartimentos estancos, tan presentes en nuestras vidas, tan alimentados y cuidados, se diluyen y se integran en una especie de “centro de mando” que los acoge e integra.

También cuando después de meditar y, cómo uno de sus frutos, soy capaz de abrirme y acoger al otro con amabilidad, compasión y bondad.

Eduardo Silva
Salamanca, España

La importancia de dedicar tiempo a nuestra espiritualidad.