web analytics

Compromiso a la profundidad – John Main OSB

by | Jul 5, 2019 | Meditacion Cristiana

Compromiso a la profundidad

Compromiso a la profundidad

La primera cosa que hacemos al meditar, después de sentarnos, es tomar unos minutos para encontrar una posición confortable, sabiendo que durante tu meditación vas a estar tan quieto como tú puedas. Cierra tus ojos. Comienza a repetir tu palabra. La palabra que recomiendo es Maranatha (una palabra antigua, en arameo, el lenguaje de Jesús, que significa ´Ven Señor´). El arte de la meditación, y en lo que vamos a aprender, es el de repetir la palabra desde el principio hasta el fin y de decirla sin esfuerzo, en paz y con serenidad: Maranatha, en cuatro sílabas – Ma-ra-na-tha. Es la repetición de esta palabra que gradualmente, en el período de semanas, meses y años, te irá llevando a la profundidad, al silencio.

Cuando comiences debes hacerlo con fe. Debes aprender a aceptarlo como parte de la tradición. Aprender a ser leal, requiere de hacer todo lo que esté de tu parte, en cualquier circunstancia de tu vida, a meditar todas las mañanas y todas las noches de cada día de tu vida. Como te decía, la meditación es un compromiso a la profundidad, un volvernos de lo superfluo, una búsqueda a vivir y a comprender la vida. Es ciertamente en mi experiencia que lo mínimo que se requiere, si quieres ser serio en aprender a meditar, es tomar media hora de tu mañana y otra media hora de tu noche. En cada sesión sigue siempre la misma rutina. Pero te diré, que no siempre es lo mismo. Busca un lugar callado, siéntate cómodamente. La única regla esencial es que te sientes con tu espalda derecha. Te puedes sentar en el piso o en un cojín, o en una silla, lo que sea más cómodo para ti, y luego con cada músculo de tu cuerpo relajado, incluyendo los músculos de tu cara, empieza a recitar tu palabra, suavemente, tranquilamente, serenamente, pero continuamente.

Si eres paciente y si eres leal (y la meditación te enseñará a ser paciente y leal), entonces la meditación te irá llevando a niveles más profundos de silencio. Es en este silencio que somos llevados al misterio, al eterno silencio de Dios. Esto es lo que dice San Pablo a los Efesios, gente ordinario de Efesio, gente igual que nosotros – cuál es la promesa de la vida Cristiana:

“Y viniendo nos anunció la paz a los de lejos y la paz a los de cerca, pues por El tenemos los unos y los otros el poder de acercarnos al Padre en un mismo Espíritu” – Efesios 2, 17-18.

Esto es la meditación – acceso al Padre en el Espíritu, el Espíritu que vive en tu corazón y en el mío, el Espíritu que es el Espíritu de Dios. La meditación Cristiana es simplemente abrirnos al Espíritu, en la profundidad de nuestro ser, con toda simplicidad, con toda humildad y con todo Amor.

John Main
Del libro: Momento de Cristo
Traducido por Lucía Gayón
Para la difusión gratuita de la Meditación Cristiana

PREGUNTA DE LA SEMANA

En tu experiencia de meditar, ¿qué obstáculo te parece el más difícil de superar y cómo lo superas?

Publicaré tu escrito en este sitio web donde podrás también ver las reflexiones de otros, lo que nos ayuda tanto en el compartir como en el aprender del otro. Manda tu reflexión a permanecerensuamor@gmail.com e indica el nombre de la ciudad y del país donde te encuentras.

Historial