Para mí la constancia es el volver todos los días a sentarme en silencio e intentar aquietar el cuerpo y la mente, hasta lograr la ausencia de pensamientos.

Susana Banchero

¿Te gusta el escrito de Susana? Compártelo con tus amigos e invítalos a iniciar el camino de la meditación cristiana – dale click a los iconos de abajo de las redes sociales.