web analytics

Dios no se deja ganar… – Alicia

by | Aug 26, 2019 | Meditacion Cristiana

Dios no se deja ganar...

Dios no se deja ganar…

Dios no se deja ganar en generosidad cuando ve un alma bien dispuesta a encontrarse con El, que escucha y accede a lo que Jesús dice: “Cuando ores, entra a tu aposento, y después de cerrar la puerta, ora a tu Padre, que está alli, en lo secreto, y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará.” Mateo 6. 6

La meditación es un descanso en el Amor Divino. es un dejarse abrazar, acunar por la misericordia divina.

En el meditar todo juicio humano se suspende, podría pensarse que hay una especie de vacío, o sería más acertado decir, que al hombre se le concede, al ir adentrándose en el comunicarse con Dios por medio de la meditación, desvestirse de lo innecesario, descalzarse, confiándose por entero a la manera de un niño, nadie lo juzga, no se pide nada, todo juicio se suspende, toda nuestra atención descansa, al meditar nos presentamos tal como somos desde nuestra esencia pura..

A nivel espiritual se nos va dando la certeza, de la Presencia, y esta experiencia ira marcando siempre un antes y un después.

Podemos preguntarnos acerca del porque si estamos en El, en su Presencia de hecho, que es lo que impide contemplarlo desde un principio.
La respuesta nos la de Jesús mismo: porque, “ahí donde esté nuestro corazón estará nuestro tesoro“.Por estar y pertenecer al mundo, en un comienzo caminamos identificados más con la marea humana que con lo divino, necesitamos recibir la luz que nos va iluminando a fin de reconocer cual es el pan de cada día que nos ofrece Dios Trino, el que pide Jesús en el Padre Nuestro, para así lograr atravesar, la jungla de los intereses más diversos e innecesarios.

El camino a Dios, es el camino de la interioridad, es el camino hacia el alma, hacia nuestro propio corazón y es en todo espiritual más todo cambio que se produzca a este nivel, influirá en todas las dimensiones de nuestra vida irradiándose en toda nuestra vida.

Meditar es cenar compartir desde y en todo con Jesús, afinar la escucha, necesitamos alimentarnos de lo que El nos dice, es crecer en confianza, amor, misericordia, sabiduría para gloria de Dios, bien de nuestra alma, y de nuestro prójimo.

Estar atento a esta escucha puede sorprendernos, y sin lugar a dudas nos colmará de gozo.

La vida no es un lecho de rosas, cada uno carga con sus propias cruces pero también con sus alegrías, el hombre de fe mira todo lo que le sucede a partir de Dios mismo, el hombre que medita, vive desde el agradecimiento, pues en todo siente la Presencia misma.

Nuestra pequeña vida, aparentemente insignificante al meditar, confluye en el mismo río de Agua Viva, se hace parte del manantial de Vida, somos parte de Dios Trino y vamos entendiendo, lo que San Pablo dice :

Fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es prenda de nuestra heredad con vistas al rescate de (su) patrimonio, para alabanza de su gloria”. (Efesios 1: 13-14).

Desde el amor infinito de Jesús y María,

Alicia Vinent
Carmen de Patagones, Buenos Aires, Argentina

Si estás leyendo este artículo puede ser que este sea el medio en que Dios te llama para que vivas la experiencia de conocerlo desde tu corazón. Meditar es muy sencillo – pulsa aquí.

Historial