web analytics

El Amor oceánico de Dios – John Main, OSB

by | Oct 16, 2021 | Meditacion Cristiana

El Amor oceánico de Dios

El Amor oceánico de Dios – John Main, OSB

Es una gran fortuna para nosotros los monjes el poder estar fuera del ruido mundanal, y tener tiempo para reflexionar en los procesos básicos de la condición humana. Es nuestra guía y convicción de que la vida, la enseñanza, la muerte y la resurrección de Jesús, han transformado radicalmente el potencial de desarrollo de la conciencia humana. Es también nuestra convicción de que si queremos vivir en plenitud, entonces necesitamos, de una u otra manera, tomar conciencia de este factor de la vida, muerte y resurrección de Jesús, porque lo que Él ha hecho y lo que Él es ahora, nos coloca y pone a nuestro alcance el reino de la experiencia.

Ya no estamos separados de la experiencia de Dios. Estamos invitados a entrar directamente al corazón del misterio divino, y cada uno de nosotros está invitado. Sobre todo, es nuestra convicción, como monjes, que no hay nada por aprender o ganar solamente hablado de ello. Hablar de la transformación de la conciencia que surge de la vida de Jesús, no nos llevará a nada a no ser que sigamos pasos prácticos para entrar en ese proceso de transformación iniciado por Él. Lo que sí tenemos que compartir con todo mundo es que la práctica de la meditación es de suprema importancia.

Hay un gran peligro en tratar de elocuentemente hacer teorías de Dios y de su divinidad, cuando esas teorías están basadas en más teorías y no en la experiencia. Pero la teoría, la teología, tiene su valor y necesitamos aclararla. Lo que Jesús ha hecho por nosotros, de acuerdo al lenguaje del Nuevo Testamento, es que nos ha enviado su Espíritu para que habite en nuestros corazones. Su Espíritu está abierto al Amor de Dios, el Padre, y al nosotros estar abiertos, en el Amor, al Espíritu de Jesús, entonces somos transportados al Amor del Padre, por Él y con Él. En otras palabras, la conciencia humana significa que la conciencia personal de cada individuo, está llamada a la infinita expansión, al desarrollo infinito. El significado esencial de todo el proceso humano es que estamos llamados a la madurez plena, y solo podemos alcanzar la madurez plena en el encuentro y en el responder a la conciencia de Jesús. Lo que Jesús ha hecho, lo que Él ha logrado en su vida, en efecto, es traer lo divino al entorno de cada hombre y mujer. La pregunta, sin embargo, es la siguiente: ¿Cómo podemos abrir nuestra conciencia humana a la conciencia humana de Jesús? Es aquí donde tornamos de la teoría a la meditación.

En la meditación buscamos desmontar las barreras que hemos construido alrededor nuestro y que nos excluyen de la conciencia de la presencia de Jesús en nuestro corazón. Al meditar iniciamos el proceso de desmontar al ego y su constante insistencia de querer ponernos en el centro. Empezamos a comprender que Dios está en el centro por lo que entonces toda nuestra perspectiva y orientación, comienza a cambiar. En la práctica de la meditación, empezamos a aprender lo que verdaderamente significa la humildad; que significa ser nosotros mismos en el lugar que nos corresponde. La meditación también nos enseña que podemos llegar a Dios, al Padre, a través de la conciencia humana de Jesús, el Hijo, porque descubrimos que al meditar con fe, que Jesús es el puente que nos lleva más hacia la orilla. Él es el barco que nos saca de nuestro pequeño afluente de egoísmo y nos lanza a la corriente del Amor divino. El egoísmo se estanca en las aguas del aislamiento. La meditación nos saca del aislamiento al Amor oceánico de Dios.

John Main, OSB
Del libro: The Heart of Creation
Canterbury Press, 2007
Traducido por Lucía Gayón
Para la difusión gratuita de la Meditación Cristiana
PREGUNTA DE LA SEMANA
¿Qué te parece lo más importante de este escrito y por qué?

Publicaré tu escrito en este sitio web y en las redes socials donde podrás también ver las reflexiones de otros meditadores, lo que nos ayuda tanto en el compartir como en el aprender del otro. Por favor indica el nombre de la ciudad y del país donde te encuentras y manda tu escrito a permanecerensuamor@gmail.com

Historial