meditacion_cristiana-10

El “Maestro” es Jesús, para escuchar su voz es necesario hacer silencio, por eso la meditación es un medio excelente, prodigioso, misterioso, para escucharle en el silencio.

Maríacarolina Zuloaga