web analytics

El mantra nos ancla a la profundidad de nuestro ser – John Main, OSB

by | Dec 5, 2021 | Meditacion Cristiana

El mantra nos ancla a la profundidad de nuestro ser

El mantra nos ancla a la profundidad de nuestro ser – John Main, OSB

Parte del problema en responder a la invitación es que siempre estamos analizando la superficie esperando llegar a la profundidad del entendimiento como resultado de un juicio superficial. Nuestro entendimiento es comúnmente una mera reflexión de la superficie. Pero solo podremos entender la superficie si viajamos a lo profundo. Lo que el viaje requiere primordialmente es nuestra simplicidad. También requiere de nosotros nuestra fe y nuestra constante lealtad.

La meditación es un simple proceso de fe en el que entramos a nuestra realidad interior. Lo extraordinario de este proceso es que al entrar a nuestro interior hacemos contacto con la estructura esencial de todo el ser, de toda la realidad. Somos descuidados en el uso de las palabras como: Dios, verdad, ser y realidad porque muy a menudo no son palabras que brotan de nuestro interior. Una gran razón de la ansiedad que mucha gente siente, surge del hecho de que mucho de sus vidas se manifiestan en el hecho de que se viven agarrando una realidad de segunda mano. Muy frecuentemente solo se hace el contacto a través de palabras.

El proceso de la meditación exige simplicidad. Cada uno de nosotros debemos aprender a ser simples, a renunciar, a lanzarnos a nuestras profundidades. Aún así todos tenemos un cierto miedo a esto, especialmente cuando sospechamos que las profundidades son infinitas. Este es un hecho de que el viaje es lanzarnos a las profundidades infinitas de Dios. Piensa en este proceso por un momento. Cuando meditas debes de sentarte lo más quieto posible. Por la quietud del cuerpo, físicamente anclas a tu ser en su lugar y te mantienes arraigado a ese lugar en una profundidad de quietud, lo que nos lleva al silencio y a la reverencia. Luego, cuando cierras tus ojos suavemente, comienza a recitar en tu corazón, en silencio, tu palabra, tu mantra: Maranatha.

El proceso de la meditación es de absoluta suavidad. No recitas tu palabra violentamente. No se trata de martillearla. Debemos aprender a recitar la palabra con delicadeza y con suavidad. Y debemos recitarla durante todo el periodo de la meditación, de principio a fin, escuchándola, sin pensar en nosotros mismos, ni pensar en Dios, ni en el significado del mantra. Pero solo, en absoluta simplicidad, la recitamos continuamente. El mantra nos ancla a la profundidad de nuestro ser.

John Main, OSB
Del libro: The Heart of Creation
Canterbury Press, 2007
Traducido por Lucía Gayón
Para la difusión gratuita de la Meditación Cristiana

PREGUNTA DE LA SEMANA
¿Cual es tu historia o trayectoria sobre la oración profunda o contemplación o meditación?

Publicaré tu escrito en este sitio web y en las redes sociales donde podrás también ver las reflexiones de otros meditadores, lo que nos ayuda tanto en el compartir como en el aprender del otro. Por favor indica el nombre de la ciudad y del país donde te encuentras y manda tu escrito a permanecerensuamor@gmail.com

Historial