El misterio de Dios es grande

¿Cómo le explicas a un amigo la importancia de meditar 2 veces diario, por qué? El misterio de Dios es grande y nuestra debilidad es grande también. Nuestra experiencia es que solos no podemos caminar hacia el Padre. Jesús oraba con el Padre, la unión con Él le hacía mantenerse en la misión que el Padre le había confiado. Jesús nos enseñó a orar, y Él lo hacía de día y de noche. El apóstol Pablo nos dice que tenemos que orar siempre, más bien nuestra actitud diaria debe ser orante, es decir, en comunión permanente con Dios, es por eso que nos ayuda el practicar los tiempos de meditación para dejar que Dios entre plenamente en nosotros y así “permaneceremos en su amor”.

Ana María Lizarrondo
Bogotá, Colombia

¿Te gusta el escrito de Ana María? Siembra la semilla de la meditación cristiana compartiéndola entre tus amigos – dale a los iconos de abajo de las redes sociales.