El punto central es el Amor de Dios

El punto central es el Amor de Dios – Eduardo

“Para un cristiano el punto central de todo no es uno mismo, tampoco el pecado, si no el Amor de Dios y su conocimiento”.

Esta es la idea que me parece más interesante del texto y que en cierta medida es un gran y bendito contraste con la trascendencia que ha tenido la figura del pecado en mi educación religiosa y la consideración de uno mismo en las relaciones personales y profesionales.

Me parece de una gran ayuda y consuelo,también una trascendental guía y un regalo divino, saber que el punto central como cristiano para mí debe ser el Amor de Dios y su conocimiento.Doy gracias al cielo de que así sea.

En ello estoy y a pesar de mis limitaciones y errores sigo ese camino con la perseverancia,lealtad y humildad de que soy capaz.

Eduardo Silva
Salamanca, España

Estos son los pasos para aprender a meditar – dale click a las fotos de cada flor.