Empiezo a sospechar en ella la fuerza de su renacer

Empiezo a sospechar en ella la fuerza de su renacer – Rosa Ángela

Lo realmente importante nos introduce en el silencio, lo abarca todo, enmudece y aquieta todo.

En distintos momentos de mi vida he podido experimentar esta fuerza transformadora, en el que el yo desaparece: nada que hacer, nada que decir , silencio, vacío, quietud.

Sólo hasta ahora empiezo a sospechar en ella la fuerza de su renacer, a darme cuenta y tomar conciencia de su impulso renovador, que me permitió abrirme y abandonar comodidades, a asumir, aprender y aceptar situaciones y maneras nuevas de afrontarlas.

La acción de Dios siempre presente, hace de esta fuerza , un impulso de energía renovada, no convencional. Estamos celebrando en este tiempo un Dios que se nos muestra en la ternura de un niño nacido en el silencio de un pesebre, en la sencillez de una pareja pobre, cansada, pero capaz de hacer de lo impensable un lugar acogedor para recibir el hijo amado. Sólo los sencillos, los que no contaban, estaban allí para servir , acompañar y celebrar un instante que cambió la historia.

De nuevo en este tiempo, que es nuestro presente, nos convoca al silencio, a vaciarnos de contenidos, a afrontar nuestra confusión, ese no saber, que en el silencio de nuestra oración, se va transformando en confianza , en fe y nos permite mirar de frente el dolor , la destrucción, la muerte de miles de niños palestinos, ucranianos, en los países llamados del tercer mundo, en todo el planeta ofuscado por intereses personales y este Niño que transforma la muerte en vida, de nuevo en cada Navidad nos increpa recordándonos que la presencia de Dios se hace visible y a través de su presencia, que es ahora nuestra presencia, nos transforma en destellos de luz y nos llama, sin importar las condiciones y consecuencias, porque todos somos uno en el Amor de Dios.

Rosa Angela Contreras Quintero
Bogotá, Colombia

Para aprender a meditar, explorar el sitio web: Permanecer en su Amor.