Jesús nos da su Espíritu

Jesús nos da su Espíritu – Lucía Gómez

El dominio de sì mismo, como Fruto del Espìritu Santo, es precisamente por el Encuentro con el Resucitado, con la Luz de Cristo que vive en nosotros. Con el Espíritu Santo que nos Habita. No es tener buena educaciòn o modales, es mucho màs que eso, no es una autodisciplina, ni buscar buenas relaciones sociales, mucha sonrisa….y, por dentro llevamos un oso que nos come, un lobo que se asoma, porque màs bien actuamos con màscaras. El dominio de sì mismo, entonces es la Virtud, el Poder que viene de Jesucristo, por el Espìritu Santo que se nos ha dado, como Fruto de su Redenciòn. Este Fruto del dominio de sì mismo, va mucho màs allà de contener nuestros impulsos primarios. y es Fruto de la relaciòn con el Amado, con Jesucristo Vivo y Resucitado…. La meditaciòn me ha ayudado mucho porque la pràctica asidua, me ayuda a estar vigilante y estar atenta al curso de mis pensamientos, para buscar la ayuda del Señor cuando experimente en mì alguna debilidad y, la mediaciòn me lleva AL CENTRO DE MI SER, donde Dios me Habita. Ahora, nosotros sabemos què nos conviene y què no…. Por eso el dominio de sì mismo, va de la mano con el conocimiento de uno mismo…. Es tener un freno, porque el cuerpo es como un caballo que se desboca y si nos conocemos a nosotros mismos, pues estamos alertas y vigilantes… Y esto se logra por la Gracia de Dios… Los griegos llamaban al dominio de sí mismo. La templanza.

Lucía Gómez
Bogotá, Colombia

Quien era el Padre John Main?