web analytics

La conciencia humana de Cristo – John Main OSB

by | Sep 17, 2021 | Meditacion Cristiana

La conciencia humana de Cristo

La conciencia humana de Cristo – John Main OSB

Por consiguiente, cuando meditamos con un corazón abierto, puro y atento, surgimos de la meditación renovados, energizados, vitalizados y también refrescantemente humildes.

Nuestra humildad surge del hecho de que estaremos naturalmente felices al vernos transformados. Ya no estaremos tratando de colgarnos a nuestra propia identidad, que es la forma de permanecer en un anonimato eterno. Solo cuando estamos total e integralmente atentos a la energía de Dios, y por lo tanto, totalmente fuera de nosotros mismos, es que podemos transformarnos en la persona a la que somos llamados a ser, la persona que somos esencialmente. Así es que llegamos al corazón del misterio.

Encontramos este poder transformador, el amor que nos revela nuestra verdadera identidad a través de la unión, en la conciencia humana de Cristo. La maravilla de la revelación cristiana es que la conciencia de Cristo habita en nuestros corazones y una vez que lo aceptamos, entonces la tarea más importante de nuestra vida se convierte en querer estar totalmente abiertos a ello.

Nuestra atención a Dios, a nuestra oración, está unida eternamente en la profunda conciencia de Cristo quien ora en nosotros. Aquí se nos presenta el punto de inicio de nuestro descubrimiento de Dios, como inmortalmente lo expresa San Pablo en sus reveladoras palabras, palabras que brotan de su más profunda experiencia:

“11 Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.
12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido,
13 lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.
14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.
15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie.
16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.

(1 Cor. 2: 11-16).

San Pablo termina este párrafo con las palabras más sorprendentes de las Escrituras: “Nosotros poseemos la mente de Cristo´. Esto es de lo que simplemente trata la meditación: estar abiertos – íntegramente, atentamente y despiertos – a este gran regalo que recibimos, la conciencia humana de Cristo vivo en nuestro corazón.

John Main, OSB
Del libro: The Heart of Creation
Canterbury Press, 2007
Traducido por Lucía Gayón
Para la difusión gratuita de la Meditación Cristiana

PREGUNTA DE LA SEMANA
¿Qué es para ti la conciencia humana de Cristo?

Publicaré tu escrito en este sitio web donde podrás también ver las reflexiones de otros, lo que nos ayuda tanto en el compartir como en el aprender del otro. Por favor indica el nombre de la ciudad y del país donde te encuentras y manda tu escrito a permanecerensuamor@gmail.com

Historial