La semilla de Dios

La semilla de Dios – Hugo

Querido grupo,
Meister Eckhart nos cuenta que todos tenemos la semilla de Dios en nuestro interior, como las peras o las manzanas. Pero el buen jardinero no espera que aparezca por arte de magia un árbol cargado de manzanas maduras, sino que planta la semilla en la tierra adecuada, la riega, arranca las malas hierbas que crecen a su alrededor y después protege al joven árbol durante años y lo poda con esmero para que dé buenos frutos.

De un modo similar, la semilla de Dios está esperando a germinar en las profundidades de la conciencia, pero todos debemos cultivar nuestro potencial para ser espiritualmente conscientes mediante el esfuerzo sostenido. Esa es la parte que está a nuestro alcance. Seguramente, la Gracia responderá, pero no estaremos pendientes de resultados según nuestras expectativas. Es nuestra ofrenda.

Los invito a meditar en el momento en que puedan con este párrafo y una foto muy característica del lugar donde vivo, rodeado de grandes extensiones de huertos de manzanas y peras. Meditaré a las 9.30 y a las 19 hora de Neuquén, Patagonia Argentina. Mil gracias!

Hugo Mateo

Ven a nuestra Capilla Virtual en Facebook y anota tus horarios de meditación. Ahí podrás ver los horarios de todos los participantes y saber que no estamos solos en este hermoso camino de interioridad.