No "buscamos" ser pobres de espíritu...

No “buscamos” ser pobres de espíritu… – Lucía

La pobreza de espíritu prescinde de la imaginación, de las fantasías, de los planes, de los recuerdos y, en especial, todo aquello que nos cause incertitud, miedo o provoque pensamientos o emociones destructivas.

No “buscamos” ser pobres de espíritu pues sería entonces como tomar una postura en la vida. Esa pobreza va surgiendo por la disciplina de dejar ir lo que menciono. Y esto no es un asunto fácil, requiere práctica, requiere hábito, requiere equilibrio – por eso meditamos!

Entonces es a partir de la experiencia de meditar, de oración profunda, que surge la pobreza de espíritu más en los frutos del Espíritu Santo que en su conjunto nos llevan a experimentar esa pobreza interior que va de la mano con la riqueza del Espíritu.

Lucía Gayón
Ixtapa, Guerrero, México

Los momentos más significativos de una relación de Amor son aquellos que se manifiestan en el silencio.