Ofrecerle mi vida entera sin pedirle nada a cambio

Ofrecerle mi vida entera sin pedirle nada a cambio – Rosi

“Pero el llamado a abrirnos al espíritu de Jesús requiere de mucha generosidad “.

Una vez más, en esta reflexión, nos llama a revisar nuestra generosidad, que la debo tener en primer lugar con Jesús a la hora de meditar, se trata de ofrecerle mi vida entera sin pedirle nada a cambio, por eso, en el momento de mi meditación, debo despojarme de tantas cosas, para así poder entregarme con la mayor generosidad.

Todos sabemos que este trabajo termina cuando termine nuestra vida, es difícil, pero requiere humildad, paciencia, generosidad.

Esta generosidad que le entrego a Jesús, luego se tiene que dar con mi persona y con mi prójimo, ahí está el termómetro de mi proceso, en como soy de generoso con mi hermano.
Se trata de dar no sólo lo material, sino mi tiempo, mis conocimientos, mi apoyo moral, espiritual etc sin pedir nada a cambio.

Que Dios nos ayude en lograr esta generosidad en nuestras vidas.

Rosi de León
Mendoza, Argentina

La importancia de dedicar tiempo a nuestra espiritualidad.