Yo medito porque cada día… – Ana María

Yo medito porque cada día es más grande mi deseo de unirme a Dios, de dejar que él entre en mi vida y me vaya transformando, sin él nada puedo y siento la necesidad de entrar en el misterio de Dios, dejar que él me guíe y actúe en mí. Ana María Lizarrondo Hermana...

No te canses de volver… – Ana María

No te canses de volver y volver a la palabra sagrada, repítela y piensa que a pesar de tus distracciones, Dios está ahí, te espera y te ama. Confía en El. Amale y entrará en tu casa. Ana María Lizarrondo Bogotá ¿Te gusta el escrito de Ana María? Compártelo con tus...

Plenitud – Ana María

Morir cada día es vivir en plenitud. Ana María Lizarrondo Dejaste de meditar por algún tiempo? Re-inicia sabiendo que es el Espíritu Santo que ora en ti. Ven a nuestra Capilla Virtual.